Inicio » Experiencias » Aún cerrados, te miro

Aún cerrados, te miro

Primera sesión de técnicas en relajación. Grupo heterogéneo, mujeres, hombres, de distintas edades, clases sociales y solamente 7 personas en la sala.

Nos presentamos. Unos hablan más, rostros que reflejan  ansiedad,….pero me fijo en una mujer, tiene miedo, cuenta que no sabe si va a poder relajarse, que no se puede tumbar, tiene problemas en la espalda, vértigos,…Intento tranquilizarla, que lo pruebe hoy y que luego decida qué hacer.

Al final se queda. Ella sentada en una silla, el resto tumbados y comenzamos, respiración profunda y relajación progresiva.

La observo, estaría más cómoda con una silla en los pies, se la ofrezco y dice que sí. En ese momento comienzan a caerle lágrimas de los ojos, creía que era dolor, pero….. pregunto y…. “estoy emocionada, nunca he sentido esto, paz interior, lo estoy consiguiendo”.

Me emociono con ella, no me ha pasado nunca en ningún grupo. Continúo mirándola y sigue llorando el resto de la sesión…

Aun cuando ellos cierran los ojos, estamos ahí para mirarlos, para estar pendientes de ellos, de sus expresiones,  las que nos muestran sus sentimientos, las que nos siguen sorprendiendo y no nos queremos perder.

                          Laura García. Enfermera.

Etiquetas :
Post anterior
Post siguiente

Sobre Serafín Fernández-Salazar

Padre, Enfermero y Bloguero. Cofundador de La Factoría Cuidando. Coordinador de #PiCuida, Red de Cuidados de Andalucía. Si quieres más información sobre mis proyectos, pásate por www.lafactoriacuidando.com

2 Comentarios

  1. Que bonita experiencia. Para Laura, y para la paciente.
    Me parece muy interesante el planteamiento de “estamos ahí para mirarlos”… aunque no nos miren por tener los ojos cerrados, como en ese caso, o por estar en coma, o quizás por ser discapacitados visuales…

    Justo el fin de semana pasado hablaba con una amiga fisioterapeuta que es discapacitada visual y me decía que en su caso, el contacto físico, sostener la mano, la empatía, la sonrisa, reemplazaban esa mirada que ella no ofrecía, pero allí estaba su presencia y su atención.

    Un saludo a todos,

    Elisa Valencia, http://www.fisiomasaje.com, @fisiomasaje

  2. Aveces nos encontramos tan perturbados y concentradoe en nuestros conflictos, que se nos hace dificil creer que el metodo para relajarse y sentirse bien con uno mismo sea la cosa mas simple como serrar los ojos y descubrir las cosas maravillosas que nos caracterizan.

Antes de realizar un comentario, lee estas normas:
- No escribas comentarios ofensivos o con fines autopublicitarios.
- Cíñete al tema del artículo en cuestión.
- No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando.
- Utiliza adecuadamente el español.
- Tu comentario no se publicará inmediatamente porque será moderado, ten un poco de paciencia.
- Todos los comentarios que no cumplan con estos requisitos serán eliminados.

Gracias por tu sensatez.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

*

Subir